FANDOM


Pólvora:

Este invento fue desarrollado por los alquimistas enanos, probablemente mientras estudiaban las posibilidades del salitre como combustible o como herramienta de cantería. Efectivamente, una vez descubierta la fórmula de esta sustancia, las pragmáticas mentes enanas no tardaron en refinarla y comenzar a experimentar con creciente éxito sus posibilidades en el campo de la minería y, poco después, como era de esperar,como arma en la defensa de sus territorios. Las primeras funciones militares fueron, evidentemente, la creación de bombas de distinta índole, así como propelente para flechas incendiarias. Con el tiempo, desarrollaron armamento más sofisticado para la defensa de sus fortificaciones, capaces de hacer frente a embarcaciones, armas de asedio y grandes contingentes de tropas: Los cañones.

Cañones:

SCreen-6

Los cañones de hierro forjado, uno de los grandes avances militares de los últimos siglos, son todavía piezas caras y peligrosas en la mayor parte de los reinos de Isílnaren. En estos territorios, carecen de la potencia, fiabilidad y precio requerido para eclipsar las todavía fiables y mucho más asequibles armas de asedio. Podemos distinguir varios tipos, siendo el más primitivo el “pot de fer” o “vaso”: Piezas de artillería ligera utilizada contra infantería y caballería, consistente en una pieza metálica con el cañón estrechado cual cuello de botella, capaz de disparar gruesas flechas.

Images

Las bombardas, por otra parte, son piezas de artillería algo más desarrolladas: cañones de gran calibre de hierro forjado que disparan balas esféricas de granito u otros minerales semejantes. Las más pequeñas se utilizan para defender estructuras militares, y sus contrapartes de mayor tamaño son empleadas para tumbar fortificaciones. Sus claras desventajas son su alto costo, lo complejo de su transporte y su limitada movilidad.

Medieval cannon Image2.pngec59343f-f8de-4371-a850-cd9b58440e23Large

Las culebrinas son cañones de menor calibre y mayor longitud en comparación con las bombardas, que disparan munición de plomo a mayores velocidades que sus contrapartidas más pesadas. Si bien actualmente tienen una capacidad limitada para acabar con fortificaciones, sí resultan muy prácticas en combate de campo y naval. Los enanos han llegado a desarrollar un nuevo mecanismo de recarga para estas armas, que implica introducir por la parte trasera del cañón la munición y su pólvora ya preparadas en un cartucho especial que, ya sea a fuerza bruta o, en los casos más sofisticados, por un mecanismo de rosca, se acopla a la parte trasera del cañón. Una vez disparado, se extrae la pieza vacía y se reemplaza por una nueva, pudiendo reutilizarse la primera sin muchas dificultades antes de que tenga que ser desechada o reparada. Este procedimiento facilita tremendamente el aparatoso proceso de recarga y disminuye sensiblemente el tiempo entre disparo y disparo, pero su mayor complejidad técnica hace de estas armas un lujo en muchos casos prohibitivo.

Consideraciones sobre los materiales:

En la mayor parte de los reinos de Isílnaren el material utilizado para la fabricación de cañones es el hierro forjado, que resulta difícil de trabajar cuando se intentan crear piezas de artillería con una potencia que les permita ser algo más que un arma antipersonal. Se requiere de una mano experta con el martillo, de sincronización y de ciertos conocimientos técnicos para conseguir un producto de calidad y fiable. Pero, incluso contando con esto, fabricar grandes armas de asedio como las grandes bombardas u otras piezas que realmente tengan posibilidades de acabar con cualquier fortificación existente en la actualidad no sólo requiere abonar un coste astronómico: Estas brutales piezas de artillería tienden a rajarse tras unos cuantos disparos y, en caso de producirse un fallo catastrófico, explotan provocando un severo daño material y humano.

La solución, al menos al problema de la dificultad de producción, es utilizar bronce colado, usando una técnica similar a la empleada en la escultura. Por desgracia, el coste de la materia prima es bastante más alta que la del hierro.

La única solución a estas trabas descubierta hasta ahora ha sido el empleo del hierro colado, cuyos secretos han desentrañado los diligentes ingenieros enanos. Con sus conocimientos avanzados sobre el empleo de altos hornos, han conseguido piezas de mayor tamaño y fiabilidad sin enfrentarse a precios excesivamente onerosos. Gracias a este gran avance han sido capaces de mejorar sus armas de fuego siguiendo dos líneas maestras: La manejabilidad y la fiabilidad. Dado que el campo de batalla del pueblo enano se ha encontrado históricamente en el subsuelo, el uso de armas de fuego de gran calibre ofrece pocas posibilidades prácticas a ojos de sus creadores, ya que es preferible tener un arma fácil de transportar y de disparar a una pieza de gran tamaño, que ya no sólo resulta compleja de maniobrar, sino también peligrosa por los efectos secundarios de utilizar demasiados explosivos bajo tierra.

Por supuesto, los reinos enanos se sienten claramente reacios a propagar entre forasteros el conocimiento que permitiera crear armas capaces de derruir las fortificaciones que durante tantos siglos han levantado y protegido. En cambio, sí están dispuestos a vender sus más desarrollados cañones a quienes estén dispuestos a pagar el alto precio que por ellos piden. A fin de cuentas, poseen el monopolio de estas técnicas, y no piensan vender barato sus grandes descubrimientos.

Armas de fuego portátiles:

Las armas de fuego portátiles en Isílnaren son todavía artefactos primitivos, aunque están lo suficientemente desarrolladas para que, aun por sus desventajas, hayan encontrado un hueco entre el equipamiento de algunos de los ejércitos de sus reinos.

Generalidades y características:

Una serie de puntos en común pueden adjudicárseles a las armas de fuego, por lo demás dispares en su diseño. Algunas de las ventajas universales que se les atribuyen son su capacidad para penetrar armaduras de placas, superando incluso a la ballesta, su competidor directo en este ámbito, así como la posibilidad de atemorizar a caballos y otras bestias de monta con su estampido. Por otra parte, son fáciles de fabricar, sobre todo sus variantes más simples: Un cañón se forja en una tarde. Además, el correcto aprendizaje de su uso en combate también es muy sencillo, y un hombre inexperto en las artes de la guerra puede manejarlo correctamente en poco más de un día.

Por supuesto, estas piezas de artillería ligera no están desprovistas de desventajas: En contrapartida a su capacidad de penetración y los terribles daños que infringen, las armas de fuego de ánima lisa son terriblemente imprecisas y poseen un alcance mucho menor que el de una ballesta, ya no digamos un arco. La única manera de suplir parcialmente estas deficiencias es alargando el cañón y aumentando la carga de pólvora, lo cual las vuelve no sólo aparatosas, sino también más peligrosas para el usuario. Pues no debemos olvidar que, en mayor o menor medida, estas armas tienen la posibilidad de fallar de forma catastrófica ya sea por un fallo de fabricación o porque quien la utiliza se excede a la hora de cargarlas, pudiendo estallar y mutilar o matar al cañonero o incluso a quienes le rodean.

Clasificación:
Handgonne by imperator zor-d5t1zik

Cañón manual con cuchilla inferior y portamechas.

Los cañones manuales más sencillos consisten en cilindros de acero forjado colocado al final de un palo o vástago. Al ser armas de avancarga, la pólvora granulada y el proyectil se introducen por la boca del cañón. Para disparar, se acerca una mecha de quema lenta, manualmente o con la ayuda de una vara preparada para ello,  que el usuario ha de mantener encendida en todo momento, al llamado oído, un agujero dispuesto en la parte superior del cañón conectado con su interior, que se ceba con un poco de pólvora molida.

Amazing Gunpowder Weapons History Handgonne 1

                Las armas más modernas, como las culebrinas manuales, poseen una cureña o tablero más semejante a las de una ballesta, que facilitan un mejor agarre y manejo permitiendo al usuario echar el artefacto contra el hombro o sobre él, si bien sigue siendo necesario utilizar una mano o un asistente para acercar la mecha al oído del arma, lo cual le resta precisión al disparo.

Handgonne

                Una variante de este tipo de armamento, conocido como cañón de gancho, incluye una pieza metálica en forma de cuña o garra en la parte inferior del arma, que permite tomar mejores posiciones de apuntado -en muros, escudos paveses, etc.- además de ofrecer una posibilidad de defensa cuerpo a cuerpo, dado que casi siempre, aunque con notables excepciones, estas piezas de artillería suelen ser de una longitud menor para facilitar su uso, transporte y fiabilidad en detrimento de su alcance.

Serpentine Handcannon

                Uno de los avances más recientes en las armas de fuego portátiles ha sido el sistema de serpentina, un rudimentario gatillo que permite al usuario utilizar ambas manos para apuntar su arma, relegando a una pieza metálica en forma de S o Z el papel de sostener la mecha sobre el oído, si bien puede dispararse por error si no se trata con cuidado.

Arqueb2

                Por último, algunos fabricantes enanos han comenzado a disponer en el oído del cañón una cazoleta con tapa para así poder proteger la carga contra el mal tiempo o los accidentes. Esto, combinado con la colocación del orificio a un lado del arma y no en su parte superior, ha aumentado notablemente la efectividad en su manejo.